Cómo mejorar la comunicación con tus hijos

Sabemos que ser padres es un trabajo muy duro y dedicado, y mantener una buena comunicación con tus hijos puede ser un gran reto, especialmente en la etapa de adolescencia.

Además de ello, lograr un balance entre la vida laboral y el tiempo en familia muchas veces hace que no puedas dedicar todo el tiempo que quisieras a la relación con tus hijos. Por eso traemos estos consejos que te ayudarán a mantener una comunicación más fluida con tus hijos.

Demuéstrales que pueden contar contigo:

  • Presta atención a los momentos en que tus hijos están más dispuestos a conversar, por ejemplo a la hora de comer, en el auto o durante una caminata.
  • Toma la iniciativa, probablemente tus hijos no sean  los primeros en iniciar la conversación, pero tú puedes iniciarla contándole algunas situaciones de tu día a día. Evita iniciar la conversación con preguntas porque eso solo los haría sentir incómodos.
  • Trata de realizar actividades con cada hijo por separado, pues esto los haré sentir que son especiales e importantes para ti. Para ellos debes aprender sobre sus intereses o gustos. Quizás su tipo de música favorito, sus actividades favoritas. Demuestra interés por ello, y mejor aún si tienen pasatiempos en común.

 

Hazlos sentir escuchados:

  • Cuando tus hijos te cuenten algo importante para ellos, préstales toda tu atención. Si te ven ocupado mientras hablan pueden interpretarlo como una señal de desinterés y probablemente no vuelvan a recurrir a ti en una situación similar.
  • Escucha el punto de vista de tu hijo, Incluso si no lo compartes.
  • Antes de responder, déjalos terminar de hablar y no los cortes a mitad de una explicación, a nadie le gustaría que lo interrumpan.
  • Confirma lo que entendiste de la situación, muchas veces las discusiones inician por una mala interpretación de la situación.

Responde con calma:

  • Intenta mantener la calma y hablarles en tono neutral, bajo cualquier situación. Sabemos que puede ser difícil de conseguir, pero esto te ayudará a crear un ambiente de diálogo.
  • No discutan por quién tiene la razón. Ambos creerán que están en lo correcto y no llegarán a un acuerdo. Es mejor expresar tu opinión sin menospreciar la de tus hijos. Puedes señalar que no compartes la opinión pero que no hay nada de malo en no estar de acuerdo.

Ten presente que la confianza y la buena comunicación son importantes en toda relación. Por último, recuerda no criticar ni decir cosas hirientes, no prometas cosas que no puedes cumplir, pues esto afectará a la confianza que tus hijos depositarán en ti.